El pasado 11 de julio entró en vigor la nueva Ley contra el Fraude Fiscal (BOE de 10 de julio de 2021, Ley 11/2021, de 9 de julio) en el que se regulan diferentes operaciones financieras, como las criptomonedas y la cantidad de dinero que podemos pagar en efectivo. Esta nueva ley, en su punto 1 del apartado Uno relativo al ámbito de aplicación dice lo siguiente:

“No podrán pagarse en efectivo las operaciones, en las que alguna de las partes intervinientes actúe en calidad de empresario o profesional, con un importe igual o superior a 1.000 euros o su contravalor en moneda extranjera.
No obstante, el citado importe será de 10.000 euros o su contravalor en moneda extranjera cuando el pagador sea una persona física que justifique que no tiene su domicilio fiscal en España y no actúe en calidad de empresario o profesional”.

¿Esto que quiere decir? Que el límite para pagar en efectivo se ha vuelto a reducir. A finales de 2012 se redujo esta cantidad a los 2500€ y ahora ha vuelto a descender hasta los 1000€. Todo esto forma parte de una serie de medidas de prevención y lucha contra el fraude fiscal en nuestro país, cuyo proyecto de ley (Proyecto de Ley de Medidas de Prevención y Lucha contra el Fraude Fiscal) se inició el pasado 13 de octubre de 2020.

El Gobierno busca hacer desaparecer los pagos en efectivo de consumidores a empresas y profesionales y para ello está reduciendo poco a poco la cantidad de efectivo que puede utilizarse. De esta forma, todos los pagos que superen esta cantidad deben hacerse mediante tarjeta de crédito o débito o transferencia, para poder identificar de dónde proceden los pagos.

 

¿Cuáles son las nuevas normas?

  • Este límite afecta a cualquier pago que vaya a hacerse desde la entrada en vigor de la ley, aunque la operación se concertara en una fecha anterior.
  • Afecta al total de la operación aunque vaya a pagarse de forma fraccionada. Si se cierra un total de 2.000€ pagados en 10 meses podríamos pensar que podemos pagar esos 200€ mensuales en efectivo, pero no.
  • Tampoco puede pagarse una parte en efectivo y otra por transferencia. Si, por ejemplo, el total de la operación es de 1.300€, podríamos querer pagar 800€ en efectivo y el resto por transferencia, pero no es posible ya que el total sobrepasa los 1.000€.
  • Si los pagos se realizan por medios que no permitan acreditar la identidad (como por ejemplo, con cheques al portador, cheques de viaje o el pago en especies) se asimila a su valor en efectivo.

 

¿Cuál es la sanción?

  • Incumplir este límite conlleva sanciones del 25% del importe abonado.
  • La sanción es solidaria, es decir, responderán de ella tanto el pagador como el receptor del dinero, y Hacienda podrá exigírsela indistintamente a uno u otro.
  • ¡Ojo! Hacienda ha declarado que si una de las partes denuncia en un plazo máximo de 3 meses, quedará exento de la obligación de pagar la multa. Por tanto, ten en cuenta que si pagas o cobras más de 1.000€ en efectivo a otro empresario, éste puede denunciarte.

 

Muchas personas deciden hacer pagos sin factura por ahorrarse el IVA, lo que ya conlleva un sanción por sí misma. Nosotros recomendamos hacer todas las transacciones con factura, porque ésta también es una garantía del servicio prestado y que es necesaria para cualquier reclamación que quiera hacerse.

 

Si quieres dirigir tu negocio sin pensar en todas estas cuestiones legales, contables y financieras, contacta con nosotros. Estaremos encantados de ayudarte a obtener el mejor rendimiento de tu empresa.

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies