Recuperando los niveles de PIB previos a la irrupción del Covid a finales del año que viene. Así lo espera al menos la Comisión Europea, que, en sus previsiones de primavera, publicadas este miércoles, proyecta un alza del 5,9% a lo largo del presente ejercicio y del 6,8% en 2022, las mayores cifras del conjunto de la UE. Estas alzas, respectivamente, están tres décimas y 1,5 puntos por encima de las previsiones dadas a conocer por Bruselas el pasado febrero en su pronóstico de invierno. Sin embargo, siguen por debajo de las esperadas por el Gobierno, que dibuja subidas del 6,5% en 2021 y del 7% en 2022.

El “fuerte repunte esperado a partir del segundo trimestre de 2021” en la economía permitiría a España recuperar los niveles de PIB prepandémicos a finales de 2022, año en el que “la implementación del Plan de Recuperación y Resiliencia jugará un papel particularmente importante en la expansión económica”, explica el Ejecutivo comunitario. Bruselas espera que la demanda interna dinámica sea el principal impulsor de la recuperación, acompañada de la demanda externa en 2022, “cuando se prevé que el turismo regrese a condiciones más normales”.

Gracias a las ayudas comunitarias, España también logrará reducir ligeramente las tasas de desempleo. En sus previsiones, Bruselas cree que el paro aumentará levemente desde el 15,5% de 2020 al 15,7% de 2021 para caer en más de un punto en 2022, hasta el 14,4%. A su vez, y tras haber disparado la deuda 25 puntos por el impacto de la crisis y las medidas desplegadas por el Gobierno para contrarrestar sus efectos, la deuda, en el 120% del PIB el pasado año, empezará a caer hasta el 119,6% este año y 116,9% el que viene. El déficit, por su parte, se mantendrá en el 7,6% en 2021 para caer al 5,2% en 2022, frente al 8,4% y 5% que proyectó recientemente el Ejecutivo en el Programa de Estabilidad.

Todo ello dependerá del correcto despliegue del Plan de Recuperación, Transformación y Resiliencia y de la absorción de los fondos comunitarios en el horizonte previsto, un requisito indispensable para que las previsiones de Bruselas se cumplan. España, recuerda la Comisión, es el mayor beneficiario de las subvenciones del Fondo de Recuperación y Resiliencia (FRR) en términos absolutos con 69.500 millones de euros, una cantidad que, si se implementa de manera eficiente, permitirá que el impacto económico sea significativo en la recuperación.

Para ello, el Ejecutivo comunitario, que en estos momentos se encuentra evaluando el plan español para darle su visto bueno, pide combinar proyectos estratégicos con amplias reformas. Si todo sale tal y como espera Bruselas, “se prevé que la mayor absorción de fondos del FRR prevista en 2022, con posibles efectos de atracción sobre la inversión privada y de arrastre a partir de 2021, proporcione un impulso notable al crecimiento económico” el año que viene.

De la misma forma que la caída del PIB en 2020 dejó a España en el último puesto de la tabla de forma incuestionable, con una contracción del 10,8%, las alzas previstas para 2021 y 2022 (5,9% y 6,8%) sitúan al país en lo alto de la clasificación también en solitario. Solo Francia, con un 5,7% en 2021, se acerca tímidamente a España, mientras que otros socios como Alemania e Italia oscilan entre el 3,4% y el 4,2%. En 2022, con un 6,1%, Croacia es el Estado miembro que más cerca se queda de España.

En el conjunto de la UE, según el análisis de la Comisión, el PIB crecerá un 4,2% y un 4,4% en 2021 y 2022, mientras que en la zona euro las alzas serán del 4,3% y el 4,4%. Las tasas de desempleo, por su parte, serán del 7,6% y el 7%, y del 8,4% y el 7,8%.

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies